El Ayuntamiento de Eibar trabaja para preservar y mejorar el estado ecológico de las zonas naturales del municipio

Imagen aérea de Eibar.

Imagen aérea de Eibar.

10/05/2022

El análisis que se está desarrollando se basa en un ‘Estudio para la conservación y mejora del estado ecológico de las áreas de mayor valor ambiental de Eibar’, en el que se distinguen cinco grandes zonas: Agiñaga, Arrikrutz-Kalamua, ladera sur de Urko, valles de Mandiola-Gorosta-Arrate y Otaola-Kiñarra. El estudio, basado en un Inventario sobre patrimonio natural de Eibar, desarrolla una caracterización de las áreas de mayor valor ambiental, atendiendo a criterios de singularidad y relevancia para la conservación. Este estudio servirá para elaborar una propuesta de zonificación y revisión de la normativa del suelo no urbanizable del término municipal de Eibar de cara a la revisión del PGOU que se está desarrollando actualmente.

El Ayuntamiento de Eibar está dando nuevos pasos para conocer el estado ecológico actual de las áreas de mayor valor ambiental con las que cuenta la ciudad y definir, de ese modo, posibles actuaciones que se pueden materializar en ellos. En concreto, hace unos meses, el departamento municipal de Medio Ambiente encargó la elaboración de un estudio, que lleva como título ‘Estudio para la conservación y mejora del estado ecológico de las áreas de mayor valor ambiental del municipio de Eibar’, y en el que se detallan las características de las zonas que pueden considerarse de alto valor medioambiental.

De este modo, este trabajo permitirá incorporar los detalles y elaborar una propuesta de zonificación del suelo no urbanizable, que se recogerá en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana que resulte de la revisión a la que está siendo sometido el documento actual, actualizando las zonas de mayor valor y que, por consiguiente, deben contar con un mayor grado de protección. Asimismo, posibilita al Ayuntamiento la reflexión sobre el futuro desarrollo de estas zonas y la priorización de las parcelas con mayor potencial ecológico.

Dicho Estudio tiene su origen en el Inventario sobre patrimonio natural realizado por el Ayuntamiento en 2017-2018, disponible en la web municipal, en el que se identifican las áreas de interés natural de Eibar, atendiendo a criterios de singularidad y relevancia para la conservación. Estos espacios son, en concreto, Agiñaga, Arrikrutz-Kalamua, la ladera sur de monte Urko, Mandiola-Gorosta-Arrate Balle y Otaola-Kiñarra.

Así, en el Estudio, completado con un trabajo de campo específico, se recogen una serie de fichas de caracterización de esas 5 áreas, que incluyen su descripción, un mapa del lugar en el que se ubican, la superficie que abarcan, la distribución de los usos del suelo, los hábitats de interés y las especies de interés que contienen. Además, se ha cartografiado cada uno de esos espacios, y se recogen otros elementos de interés desde el punto de vista ecológico o paisajístico, las presiones o amenazas, el estado de conservación general de cada área y unas propuestas de gestión para cada una de ellas.

Finalmente, el trabajo recoge un listado de parcelas, en su mayoría privadas, se describen posibles instrumentos o herramientas para la adquisición de las mismas por parte de la administración local.

De esta manera, este Estudio pone de manifiesto que estas áreas tienen características diferentes, que les confieren un mayor valor ambiental en relación al resto del municipio de Eibar. En algunos casos, se trata de la concentración de elementos que conforman el paisaje de campiña, en otros, la superficie de bosques autóctonos, en especial aquellos tipos considerados de interés comunitario, y, por último, también hay zonas con extensiones relativamente importantes de matorral y pastos montanos.

Asimismo, se recoge que cada una de las zonas tienen su problemática, la cual afecta al estado de conservación de sus elementos de interés y, por tanto, requiere diferentes modelos de gestión del territorio que garanticen la preservación de sus valores. En este sentido, es importante que la zonificación del suelo no urbanizable, así como la normativa que lo regule, recojan adecuadamente las características de estas áreas, con el objeto de que se gestionen garantizando la preservación de su valor ambiental. Por ello, que este Documento también incluye unos criterios para establecer la ordenación del suelo no urbanizable del municipio de Eibar, que se tendrán en cuenta a la hora de elaborar la propuesta de zonificación y la revisión de la normativa del suelo no urbanizable.

El trabajo, ha tenido un coste de 11.500 euros (sin IVA), de los que el 45% (5.175 euros) ha sido sufragado por el departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

En palabras del alcalde de Eibar, Jon Iraola, este Estudio “nos ofrece información muy valiosa que nos servirá de base para el desarrollo de políticas medioambientales a poner en marcha desde el Ayuntamiento, y, al mismo tiempo, nos permitirá continuar trabajando para dar cumplimiento a los objetivos del Plan Estratégico de Eibar 2025, en ese compromiso que tenemos por ser una ciudad en la que ponemos en valor los espacios y recursos naturales existentes.”.