Dragados desiste de todos los procesos judiciales iniciados contra el Ayuntamiento de Eibar por la rescisión del contrato de las obras de Errebal

Imagen actual sobre el edificio en construcción de Errebal.

Imagen actual sobre el edificio en construcción de Errebal.

09/11/2020

Las partes han alcanzado un acuerdo por el que la empresa constructora se compromete a retirar las demandas judiciales contra la decisión municipal así como a indemnizar al Ayuntamiento por los daños y perjuicios que su actuación le han causado. “La decisión de Dragados supone el reconocimiento de que el Ayuntamiento tenía razón y de que actuamos correcta y justificadamente”, asegura el concejal de Obras, Jon Iraola.

El Ayuntamiento de Eibar ha llegado a un acuerdo con la empresa Dragados por el que se pone fin al contencioso existente entre ambas partes con ocasión de la rescisión del contrato de la obra de construcción del complejo multiusos de Errebal, instada por el propio Ayuntamiento en diciembre de 2017. Según el acuerdo alcanzado, Dragados desiste de continuar con todos los procesos iniciados contra el Ayuntamiento originados por dicha rescisión.

El Ayuntamiento de Eibar decidió hace casi tres años rescindir el contrato por entender que Dragados lo estaba incumpliendo, esencialmente, en lo referido a los plazos de ejecución de la obra. Una decisión que fue avalada por la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi, órgano colegiado superior consultivo, garantía de objetividad e imparcialidad, quien dictaminó que el Ayuntamiento había actuado correctamente al rescindir el contrato, apoyando así las tesis que justificaban la decisión del Equipo Municipal de Gobierno.

La empresa Dragados, no obstante, decidió llevar el asunto a los Tribunales, presentando dos demandas judiciales contra el Ayuntamiento. Una primera contra la decisión del Ayuntamiento de rescindir el contrato de la obra de Errebal. Y una segunda contra la liquidación final de la obra elaborada por el Ayuntamiento, por la que Dragados reclamaba 311.513,81 euros.

Ahora, y como consecuencia del acuerdo suscrito la semana pasada, pendiente de homologación judicial, Dragados desistirá de ambos procedimientos judiciales y se compromete a retirar las demandas judiciales correspondientes con carácter inmediato.

Para el concejal eibarrés de Obras, Jon Iraola, el hecho de que Dragados desista de estos procedimientos judiciales “supone el reconocimiento de que el Ayuntamiento tenía razón, de que teníamos motivos para rescindir el contrato de obra y de que, en consecuencia, actuamos correcta y justificadamente, algo de lo que el Equipo de Gobierno estuvo convencido desde el primer momento y que la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi ya confirmó en su momento”.

Además, y según el acuerdo alcanzado por las partes la semana pasada, Dragados abonará la cantidad de 350.000 euros al Ayuntamiento de Eibar en compensación por los daños y perjuicios que su actuación le han causado.