Declaración institucional para iniciar una nueva etapa en los procesos de acogida e integración de personas refugiadas

02/07/2018

La violencia, las guerras, las dictaduras y la falta de libertad obligan a miles de familias a huir y cruzar una frontera para buscar seguridad en los países cercanos. Estas personas se convierten teóricamente en refugiadas, figura reconocida internacionalmente, con derecho al acceso a la asistencia de los Estados donde residan. Si bien, lo cierto es que a día de hoy ese derecho o esa protección no se está llevando a cabo en los países de acogida, tal y como demuestran los datos aportados por CEAR.

Cada día, hay personas que deben tomar la decisión más difícil de su vida, abandonar su hogar.

El número de personas que se han visto obligadas a salir de sus hogares y a buscar refugio ha crecido de forma significativa. Según la ONU, hay más de 65 millones de personas desplazadas y refugiados en el mundo. Una media de 24 personas tiene que huir de su hogar cada minuto, lo que hace 34.000 al día.

Ante estas cifras tan rotundas, el compromiso que deben adquirir los países más desarrollados con los Derechos Humanos no puede desvincularse de las políticas de acogida con estas personas, con estas más de 60 millones de personas desplazadas por todo el mundo. Estas personas no sólo buscan nuevas oportunidades económicas sino escapar de las consecuencias que tienen las guerras y las situaciones de falta de libertad de las dictaduras.

Estas situaciones no sólo producen desplazados sino que también tienen como consecuencia unas trágicas realidades que son inseparables de estos conflictos como son la trata de blancas, las mutilaciones y la intransigencia por motivos religiosos o de pensamiento, situaciones que obligan a muchas personas a huir de sus lugares de origen.

A pesar de que las competencias en políticas migratorias sean estatales, creemos que el Gobierno Vasco, las instituciones locales y la ciudadanía en general, debemos comprometernos y dar una respuesta contundente con políticas y acciones de acogida reales, responsables, asumiendo la defensa de los derechos humanos y la dignidad de las personas.

Debemos ser solidarias, debemos dar un reconocimiento pleno a todas las personas y colaborar con organizaciones sociales para combatir la xenofobia y racismo que está presente en nuestros barrios y pueblos.

Por todo ello, de conformidad por lo solicitado por Amnistía Internacional y la plataforma “Ongi etorri errefuxiatuak”, y habiéndose celebrado el pasado 20 de junio el Día Mundial de las Personas Refugiadas, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Eibar transacciona la siguiente Declaración Institucional, a propuesta del grupo municipal Irabazi-Ganemos Eibar:

1. El Ayuntamiento de Eibar reitera la condición de Eibar como "ciudad de acogida" y expresa su solidaridad con las personas que son obligadas a desplazarse de sus lugares.

2. El Ayuntamiento de Eibar, junto al Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Gipuzkoa, mantendrá el plan de acogida que detalle las estrategias y programas específicos para la acogida e integración de las personas refugiadas, así como los marcos de colaboración entre las distintas instituciones y organizaciones sociales.

3. El Ayuntamiento de Eibar reitera su voluntad de seguir aplicando, junto al Gobierno Vasco y Diputación Foral de Gipuzkoa, las medidas económicas oportunas y personal necesario para que la asistencia se oferte a través de las instancias competentes de las distintas administraciones, garantizando la contribución suficiente para la adecuada acogida e integración de las personas que se ven obligadas a desplazarse de su lugar de origen.

4. El Ayuntamiento de Eibar solicita al Gobierno de España y a las instituciones europeas que se tomen medidas urgentes para dar una respuesta activa a esta crisis humanitaria desde la solidaridad y la justicia, y se desarrolle una política común en materia de inmigración y asilo, priorizando a las personas y garantizando la preservación de los derechos humanos.

archivado en: , ,