Reparación del viejo reloj de la parroquia de San Andrés

Desde el pasado 1 de diciembre, todo aquel que se acerque al hall del Ayuntamiento de Eibar, se encontrará con el viejo reloj de la parroquia de San Andrés; una compleja maquinaria, que fue instalada en 1910, fabricado por el relojero Zubillaga y que fue el encargado de marcar las horas del día a día eibarrés hasta mediados del siglo XX, cuando fue sustituido por un reloj más moderno.