Los trabajos de construcción del segundo ascensor entre Ubitxa y San Kristobal obligarán a hacer cambios de tráfico en la zona

Maqueta del 2º ascensor que unirá Ubitxa con San Cristóbal.

Maqueta del 2º ascensor que unirá Ubitxa con San Cristóbal.

19/09/2022

Un tramo de la calle San Kristobal permanecerá cerrado al tráfico desde hoy, lunes, hasta abril del próximo año, desviándose la circulación por un circuito alternativo a través de Fray Martin Mallea. La zona cerrada al tráfico quedará reservada para su utilización por parte de la maquinaria pesada, material de obra y el movimiento de vehículos para ejecutar los trabajos.

Los trabajos de construcción del segundo de los ascensores proyectados que enlazarán la zona de Ubitxa con el barrio de San Kristobal continúan tras haberse realizado diversas labores de contención de micropilotes durante el mes de agosto. De este modo, las actuaciones que se ejecutarán a partir de ahora, consistentes en la creación del foso del ascensor, la ejecución de los muros y la estructura de hormigón,  para las que se deberán emplear maquinaria pesada y vehículos de gran tonelaje, obligarán a llevar a cabo modificaciones en el tráfico de vehículos, dado lo inaccesible que resulta la zona.

El elevador se ubicará en las inmediaciones del edificio número 4 de la calle Ubitxa, salvará un desnivel de cerca de diez metros, y dispondrá de tres embarques, uno para llegar a los números 6 de Ubitxa y 21 de San Kristobal, otro para los portales 19 de San Kristobal y 4 exterior de Ubitxa, y un tercero que, mediante una pasarela, llegará a la acera de la zona alta de San Kristobal.

Como consecuencia de estos trabajos, la calle San Kristobal, a la altura del número 9, desde su cruce con Fray Martín Mallea (a mitad de cuesta), hasta la parte más alta del barrio, quedará cerrada al tráfico durante varios meses. La  previsión actual es que este tramo de San Kristobal (entre los números 2 y 12b) no estará operativo para el tránsito de vehículos hasta el 30 de abril de 2023, si bien dicha fecha podría variar en función del ritmo de los trabajos a ejecutar.

Como alternativa para salir de San Kristobal, los vehículos deberán acceder a través de Fray Martín Mallea. Es decir, los vehículos que desde la parte alta del barrio quieran bajar por San Kristobal hasta Sostoa, no podrán hacerlo por la ruta habitual, sino que tendrán que desviarse por Mallea hasta llegar al final de esta calle y volver a la carretera, junto a la parte lateral del campo de fútbol de Ipurua. Para hacer efectivo este cambio, se modificará el sentido habitual de circulación de la calle Fray Martín Mallea entre los números 2 y 6.

El tramo de San Kristobal que se cierra al tráfico será utilizado durante estos meses para la instalación de la maquinaria pesada necesaria para las obras, depósito y transporte de materiales de obra así como para el movimiento de los vehículos que deberán operar en la ejecución de los trabajos.

Durante el desarrollo de las obras, el Ayuntamiento irá informando puntualmente de los posibles cambios que sea necesario llevar a cabo en el tráfico tanto de vehículos como de peatones, y toda la zona estará debidamente señalizada. Además, ya se ha colocado en los portales del barrio una nota informativa dando cuenta de los cambios en el tráfico que se producirán desde hoy, 19 de septiembre.

Por otra parte, y con motivo de los trabajos del primer ascensor, que están en fase de ejecución, desde el próximo mes de octubre tendrán lugar, y de forma puntual, cortes de tráfico en la calle Ubitxa. Estos cortes se realizarán por las noches para evitar el mayor número de afecciones, y serán comunicados desde el Ayuntamiento cuando corresponda.

El proyecto que se va a ejecutar a partir del lunes se inscribe en el plan de mejora de la accesibilidad a todo el entorno de las zonas de Ubitxa y su unión con San Kristobal. Dicho plan consiste en la instalación de dos ascensores públicos, el primero de los cuales se encuentra ya en fase de ejecución y está previsto que se concluya en los próximos meses. Este ascensor arranca desde la curva de Ubitxa con Sostoa y discurre entre los edificios de viviendas.

Entre ambos ascensores configurarán un itinerario peatonal que dará servicio a cerca de 1.000 vecinos de la zona. Los trabajos de este segundo ascensor fueron adjudicados por el Ayuntamiento a la empresa Obras Especiales Edificación e Infraestructuras SAU en la cantidad de 936.209 euros.