El alcalde solicita a la Secretaría de Estado de Memoria Democrática que declare la plaza de Unzaga y la Casa Consistorial como lugares de memoria

Ayuntamiento de Eibar.

Ayuntamiento de Eibar.

12/05/2023

En una carta enviada por Jon Iraola al Ministerio, alude a los distintos acontecimientos de gran significación histórica que han ocurrido en estos espacios que justifican la petición. La aceptación de esta declaración supondrá que el Ayuntamiento estará obligado a garantizar la perdurabilidad, identificación, explicación y señalización adecuadas de estos lugares.

El alcalde de Eibar, Jon Iraola, ha enviado una carta a la Secretaría de Estado de Memoria Democrática, dependiente del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática del Gobierno Central, en la que solicita que ambos lados de la plaza de Untzaga, así como la Casa Consistorial sean declaradas Lugares de Memoria Democrática.

Iraola justifica esta petición en el hecho de que estos espacios “reúnen los requisitos necesarios para ser declarados como tal, ya que se trata del escenario de diversos acontecimientos históricos de gran significación que, además de la historia de la ciudad de Eibar, han definido, en algunos casos, el devenir de la historia del Estado”.

El origen de esta petición está en la Ley 20/2022, de 19 de octubre, de Memoria Democrática, aprobada por el Gobierno Central en la que se hace mención especial a los lugares de memoria democrática en la Sección 4ª del Capítulo IV del Título II. Dicha Ley establece los criterios y condicionantes por los que determinados lugares de los municipios de Estado pueden acogerse a esta declaración.

En concreto, recuerda el alcalde en su escrito, la plaza de Untzaga, en la que está ubicada la Casa Consistorial, fue, entre otros acontecimientos de gran relevancia, escenario de la proclamación de la II República en las primeras horas del 14 de abril de 1931. “Un acontecimiento que reflejó la lucha de la ciudadanía eibarresa por recuperar u obtener derechos y libertades fundamentales y los valores democráticos”, explica Iraola.

En la carta se señala que este suceso “desató un movimiento social sin precedentes que trascendió los límites municipales y se convirtió en una reivindicación estatal que, indudablemente, tejió los hilos de lo que sucedería después”. Asimismo, añade, dada la ubicación de la Plaza de Untzaga, este fue uno de los espacios en los que se sucedieron más ataques y enfrentamientos durante la Guerra Civil.

El escrito del alcalde al Ministerio va acompañado de un informe elaborado por la responsable del Archivo Municipal en el que, a través de la exposición de sucesos ocurridos en la plaza de Untzaga en el siglo XX, se detallan los motivos por los que este espacio es merecedor de la referida distinción para su identificación y protección.

De ese modo, habida cuenta de la trascendencia de tales hechos históricos, “y de la repercusión que tuvieron en la memoria colectiva, condicionantes ambos recogidos en la Ley de Memoria Democrática”, Iraola solicita al Gobierno que “tenga a bien someter a valoración y análisis la petición a fin de que la plaza de Untzaga y, por extensión, la Casa Consistorial de Eibar sean declaradas Lugar de Memoria Democrática.

Requisitos para declarar un espacio ‘Lugar de Memoria Democrática’

Según la Ley aprobada por el Gobierno Central, ‘Lugar de Memoria Democrática’ es aquel espacio, inmueble, paraje o patrimonio cultural en el que se han desarrollado hechos de singular relevancia por su significación histórica, simbólica o por su repercusión en la memoria colectiva, vinculados a la memoria democrática, la lucha de la ciudadanía española por sus derechos y libertades, la memoria de las mujeres, así como la represión y violencia sobre la población como consecuencia de la resistencia al golpe de Estado de julio de 1936, la Guerra, la Dictadura, el exilio y la lucha por la recuperación y profundización de los valores democráticos.

A partir de la declaración de aquellos espacios que sean considerados como Lugares de Memoria Democrática, se creará un inventario estatal de dichos lugares como instrumento de publicidad y conocimiento de los mismos, que se plasmará en un mapa integrado, con finalidad informativa, conmemorativa y didáctica.

Cada lugar de la memoria inscrito tendrá su correspondiente ficha registral, en la que constará la identificación del bien, información debidamente documentada de los valores materiales, históricos o simbólicos que justifiquen su inscripción, así como la delimitación cartográfica.

Por último, las administraciones públicas que sean titulares de los bienes declarados lugares de memoria democrática, estarán obligadas a garantizar su perdurabilidad, identificación, explicación y señalización adecuada.