Archivo Municipal de Eibar. ¿Sabías que hace ya 20 años que terminó la “mili”?

10/03/2021

El Real Decreto 247/2001 de 9 de marzo de 2001 puso fin al servicio militar obligatorio en España. Era una medida tan esperada que aquel decreto, en realidad, adelantaba un punto y final ya previsto por ley para el 31 de diciembre del año siguiente. El clamor social para acabar con la mili vino fraguándose desde mediados de los 90. En Eibar, con una larga tradición antimilitarista, de resistencia a las quintas y al servicio militar obligatorio, el sentir contrario a la mili cristalizó en un robusto movimiento antimilitarista e insumiso.

El servicio militar obligatorio, conocido popularmente como “la mili” nunca fue precisamente popular. Eibar atesora, además de un acrisolado sentimiento antimilitarista, una larga trayectoria de resistencias a la mili que va desde los hijos de los voluntarios liberales –una exención disfrutada por muchos eibarreses durante el último tercio del XIX- pasando por los prófugos de Marruecos y que corona en el movimiento insumiso de los años 90. Sin llegar a extremos de rebeldía abierta, muchos otros eibarreses usaron a lo largo del tiempo múltiples estrategias para librarse del servicio. Como muestra, los cientos de mozos de los últimos reemplazos (112 de los 149 del último, el de 2000) que buscaron retrasar mediante prórrogas su entrada al cuartel con la esperanza de que les alcanzara el final, anunciado, de la mili.

Al ser los ayuntamientos los encargados de hacer llegar la tan temida llamada de la patria, el Archivo Municipal de Eibar custodia hoy día no menos de 37 metros lineales de documentación generada durante los 144 años en que la mili tocó directamente a los eibarreses. Una documentación en la que, a pesar del carácter burocrático y militar de todo el proceso, se cuelan girones de la vida y peripecias de los eibarreses en su intento por mostrar su resistencia, o su pasiva aceptación, al servicio militar. Además de una gran cantidad de datos, sociales, económicos y hasta de la apariencia física de miles de eibarreses, recopilados para determinar su aptitud o no para el servicio pero que, ahora, nos ofrecen desde el Archivo Municipal una ventana privilegiada a sus vidas y experiencias.

¿Cuántos niños nacidos en un año dado lograban llegar vivos a la edad militar? ¿Cuántos sabían leer y escribir? ¿Cuál era su nivel de estudios?  ¿Y su oficio? ¿Eran goitarras o betarras, kaletarras o baserritarras? ¿Cuál era su altura media? La respuesta a estas y muchas otras preguntas espera agazapada en la documentación de Quintas y Reemplazos del Archivo Municipal de Eibar.

 

Si quieres saber más pulsa AQUÍ