La memoria del trabajo. En red los inestimables testimonios orales recopilados durante el pasado ejercicio.

13/02/2019
Ignacio Ugartechea (Ignacio Ugartechea SA); Pablo Aranceta (Cerámica Eibarresa); Jose Antonio Albizu (AYA); Rafael Osoro (AYRA Durex); Enrique Franco (DEJ); Lorenzo Zabala y Miren Lorea Lasa (Norma, Motobic, Precicontrol).

Lorenzo Zabala y Miren Lorea Lasa dan detalles sobre la creación de las empresas Motobic, Norma y Precicontrol y, al mismo tiempo, cuentan interesantes episodios de la vida eibarresa.  El nombre de la empresa Motobic surgió de la combinación  de las palabras “moto” y “bicicleta” y el primer taller se instaló en Arane. Fue allí donde se hicieron las primeras motos, pero la falta de espacio provocó el traslado del taller a Txonta, y, posteriormente, en los años 60, a Abadiño.  La empresa Precicontrol nace a raíz de la necesidad de disponer de herramientas de precisión para la producción.  Lorenzo Zabala recalca que, en aquellos tiempos, cualquier eibarrés creaba una empresa.

El fabricante de armas Ignacio Ugartechea estudió el grado superior en la Escuela de Armería y trabajó en la fábrica de armas creada por su padre hasta que se hizo cargo de la misma; en su testimonio describe las diferentes operaciones para la producción de básculas y la importancia que se le daba a la calidad del producto en “Armas Ugartechea”.  

Rafael Osoro nació en Osintxu.  Al terminar el servicio militar empezó a trabajar en la fábrica AYRA DUREX de Eibar; fábrica que en sus inicios se dedicaba a la producción de piezas de recambio para los coches y la carabina "Destroyer" y que, posteriormente, se trasladó a Zumaia. Osoro trabajó en Ayra Durex hasta su jubilación.

Jose Antonio Albizu comenzó a trabajar a los catorce años en "Aguirre y Aranzabal" (AYA) como grabador y en calidad de aprendiz bajo la tutela del grabador José Rodríguez, "Errekalde”. Siguió en AYA hasta el año 1985, y, a raíz de la crisis del sector armero, empezó a trabajar por su cuenta en su propia casa hasta la edad de la jubilación.    

El eibarrés Enrique Franco Albizuri trabajó de niño en la tienda "Tejidos Franco" de su padre.  Una vez finalizados los estudios en la Escuela de Armería,  comenzó su vida laboral a los 16 años. Mientras trabajaba en Alfa, creó la empresa DEJ con otros tres compañeros (acrónimo que proviene del nombre de sus fundadores Danel Zenarruzabeitia, Enrique Franco y Javier Sologaiztua). El primer taller se sitúo en un pequeño local de Errekatxu y posteriormente se trasladó a la avenida de Otaola.

Pablo Aranceta
nació en Ubera (Bergara) y cuando tenía tres años su familia se trasladó a Eibar. Empezó a trabajar en la empresa Cerámica Eibarresa con Paco Larreategui y siguió en dicho taller hasta su cierre en el año 2005.

Testimonios todos ellos de trabajo; del trabajo bien hecho.

La memoria del trabajo. En red los inestimables testimonios orales recopilados durante el pasado ejercicio.

Miren Lorea Lasa y Lorenzo Zabala

archivado en: