Dos libros raros de Juan Antonio Mogel en la Biblioteca municipal

22/01/2021

La Biblioteca municipal ha adquirido dos libros raros escritos por Juan Antonio Mogel el pasado diciembre

La Biblioteca municipal ha adquirido dos libros raros el pasado diciembre. Dos curiosidades muy interesantes para ir completando su patrimonio bibliográfico y  colección local. El autor de ambos, Juan Antonio Mogel, escritor y sacerdote vasco nacido en Eibar en 1745.

El primero de ellos, "Confesio eta comunioco sacramentuen gañean eracasteac",  se editó en Pamplona en 1800 y fue la primera obra de Mogel por orden de impresión. En dieciocho secciones, dotadas de diálogo, se habla de las condiciones para una buena confesión y comunión.

Al sacerdote le costó mucho conseguir el permiso para publicar este trabajo, sobre todo por los impedimentos del Consejo Real de Navarra. Pero Mogel se dirigió a Madrid y el ministro del rey Carlos IV, Mariano Luis de Urquijo, le consiguió una orden del rey para que el Consejo de Navarra no pusiera objeciones a publicar libros en euskera, "Si no contradice, al menos, la doctrina de nuestra santa religión. ¡Qué triunfo para nuestra perseguida lengua! "

El segundo libro, "Versiones bascongadas de varias arengas y oraciones selectas de los mejores autores latinos", fue impreso en Tolosa en 1802. Está compuesto por algunos discursos elegidos de Curcio, Salustio, Tito Livio, Tácito y Cicerón, traducidos del latín al guipuzcoano.

En el prólogo, Mogel se refiere a su relación con W. von Humboldt, y en un artículo escrito por Elena Torregarai e Iñaki Villoslada se explica la razón de la singularidad de este libro: la obra Versiones Bascongadas de J.A. Mogel supone un hito en la literatura vasca, ya que es la primera colección de exempla traducida al euskera. Esta peculiar forma de transmitir la tradición clásica en el País Vasco de principios del siglo XIX es el resultado del interés que surgió en Europa por la lengua vasca, personificada, sobre todo, en la figura de W. von Humboldt. Como consecuencia de ello, el trabajo de Mogel obedece a la necesidad de presentar el euskera en la sociedad, según los modelos de conocimiento de la cultura europea de aquella época. En base a estos modelos, creían que nuestra lengua debía mantener la comparación con el paradigma de perfección de las lenguas clásicas y demostrar su capacidad para convertirse en un instrumento cultural.

Portada del libro "Confesio eta comunioco..."

Portada del libro "Confesio ta comunioco..."