Finaliza la 39º edición de las Jornadas de Teatro con resultados positivos

16/03/2016
Alrededor de 6.000 personas han acudido a las 22 funciones de 20 compañías distintas que se han podido ver este año.

A falta de una única función para dar fin a la 39º edición de las Jornadas de Teatro de Eibar, los resultados de este año son bastante positivos, según los organizadores. Alrededor de 6.000 personas han acudido a las 22 funciones de 20 compañías distintas que se han podido ver este año. En la presente edición se han presentado propuestas sugerentes y estilos diferentes, y ha habido funciones que han llenado los auditorios del Teatro Coliseo y del Complejo Educativo: las dos obras de ’Faemino y Cansado’ y una de las dos obras de Verónica Forqué con 'Buena gente'. Asimismo, también han tenido una buena aceptación por parte del público las obras 'Chihuahua Cabaret', ‘La magia de Yunke’ y 'Páncreas'.

Por otro lado, el teatro en euskera también ha sido un factor importante de la presente edición. Las funciones 'Pankreas' y 'Heroiak' han sido un buen ejemplo de ello con una gran acogida de público.

La presente edición ha contado con un presupuesto de 260.000 euros y ha recuperado 57.000 por la venta de entradas (el 55 % en taquilla y el 45 % a través de Internet).

"Etxekoak", última obra de la presente edición

Para dar punto y final a la 39º edición, el Teatro Coliseo acogerá esta tarde, a las 20:30h., la obra "Etxekoak" de Artedrama. Esta compañía nace con la vocación de investigar y explorar nuevos lenguajes en los campos de la acción, el drama, el teatro y el arte.

Siete años después del estreno de Flores de Babilonia, su creador, Jon Gerediaga, y su director, Ander Lipus, se reencuentran para crear Etxekoak, una historia que habla de la inmigración, pero no desde el punto de vista del inmigrante, sino del de la gente que le va a acoger, de la familia, del propio pueblo, “de nosotros”. La casa es por tanto la protagonista de la historia.

Etxekoak nace de una vivencia personal de Ander Lipus. De lo complicado que llega a ser el poder traer a una persona de otro país, debido tanto a temas económicos como a asuntos burocráticos. Partiendo de esta experiencia, en esta obra tratarán de ensayar una crítica a las absurdas fronteras y leyes que los estados y sociedades contemporáneas han ido construyendo. Con la dicotomía “de casa” y “de afuera” abordarán el problema de la inmigración, que la historia demuestra que es atemporal y que, además, está a la orden del día.