El Ayuntamiento de Eibar se suma, un año más, a la iniciativa "La Hora del Planeta"

28/03/2019
El próximo sábado, 30 de marzo, los focos de la plaza Unzaga que alumbran el Ayuntamiento, las luces del reloj y las de los soportales se apagarán entre las 20:30 y las 21:30 horas. Se trata de una campaña promovida por la asociación WWF y apoyada por Naciones Unidas en defensa del medio ambiente.

El Ayuntamiento de Eibar se une un año más a la iniciativa “La Hora del Planeta”, por lo que el sábado 30 de marzo apagará durante una hora, entre las 20:30 y las 21:30, los focos de la plaza Unzaga y de los laterales del Ayuntamiento, así como las luces del reloj y las de los soportales, como gesto simbólico de lucha contra el cambio climático.

Dependemos de la naturaleza para vivir. No solo nos da el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos, medicinas y el refugio que necesitamos, sino que sustenta el propio sistema económico mundial. Sin embargo, la destrucción de hábitats, el tráfico de especies, la contaminación y el cambio climático está provocando una degradación de la naturaleza sin precedentes. Pero también estamos viviendo una transición ecológica que es imparable.

Por este motivo, en palabras del Alcalde, Miguel de los Toyos, “desde el Ayuntamiento de Eibar, queremos animar un año más a todos los eibarreses y eibarresas a sumarse a este gran movimiento global contra el cambio climático y en defensa de la naturaleza con un gesto tan simple como apagar la luz durante una hora, porque el cambio climático es algo que nos afecta a todos y a todas y toda acción por pequeña que sea, cuenta”.

De esta manera y en resumen, la iniciativa “La Hora del Planeta” pide la unión de los ciudadanos, ayuntamientos, empresas y organizaciones, para lograr un mundo más respetuoso con la naturaleza.

Quien lo desee puede adherirse a esta iniciativa ambiental en la siguiente página web: http://horadelplaneta.es/.

La iniciativa “La Hora del Planeta” nació en 2007 en Sidney como gesto simbólico para llamar la atención sobre el problema del cambio climático. Se trata de un  sencillo gesto que consiste en apagar las luces de hogares, negocios, edificios y monumentos emblemáticos durante una hora. 

Ya forman parte de este movimiento en defensa de la naturaleza miles de ciudades de 188 países que, el año pasado, apagaron más de 17.000 monumentos y edificios icónicos, uniendo a ciudadanos, empresas, ayuntamientos e instituciones para luchar contra un objetivo común: “el cambio climático”.