En memoria del gran astrofísico eibarrés Javier Gorosabel Urkia, un telescopio del Observatorio Nacional de México lleva su nombre

27/11/2015
Javier Gorosabel desarrolló la mayor parte de su extensa carrera profesional en el Instituto Astrofísico de Andalucía (CSIC) de Granada y ha sido dicho Instituto el que ha tenido la iniciativa de poner su nombre al telescopio robótico de la estación astronómica BOOTES-5 que se inauguró ayer jueves, 26 de noviembre.

Ayer jueves, 26 de noviembre, tuvo lugar el homenaje que se le tributó al astrofísico eibarrés Javier Gorosabel Urkia al poner su nombre al telescopio robótico de la estación astronómica BOOTES-5 del Observatorio Nacional de México. En dicho acto, el investigador del Instituto Astrofísico de Andalucía (CSIC) de Granada, profesor Alberto J. Castro-Tirado, leyó el texto redactado por el Alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos, en homenaje a Javier Gorosabel. El propio Castro-Tirado escribió estas líneas a la muerte de Gorosabel.

Por su interés y para conocer la figura de Javier Gorosabel, adjuntamos también el texto del director del Departamento de Física Aplicada de la UPV, publicado tras el temprano fallecimiento de Javier:

"En recuerdo del profesor Javier Gorosabel Urkia"

El 21 de abril falleció a la temprana edad de 46 años el astrofísico eibarrés Javier Gorosabel Urkia, investigador científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA–CSIC) a la vez que Ikerbasque research professor, con destino en el Departamento de Física Aplicada I de la Escuela Superior de Ingeniería de la UPV/EHU. Javier fue un apasionado de la astrofísica a la vez que un científico brillante, encontrándose entre los más citados en España dentro de ese campo, con un índice h cercano a 50 y más de 9.000 citas de sus publicaciones. Tras acabar los estudios de licenciatura en Física en la UPV/EHU y en la Universidad Complutense, realizó el doctorado entre 1995 y 1999 en el Laboratorio de Astrofísica Espacial y Física Fundamental en Madrid. Defendió su tesis en la Universidad de Valencia sobre los "Gamma Ray Bursts" (GRB, explosiones de rayos gamma), tema al que se dedicaría de por vida. Tras dos estancias postdoctorales en el Danish Space Research-Neils Bohr Institute de Dinamarca y en el Space Telescope Science Institute de Baltimore (USA), obtuvo sendos contratos Marie Curie y Ramón y Cajal, antes de obtener la plaza de científico titular y posteriormente de investigador científico en el IAA-CSIC. Fue el impulsor de la Unidad Asociada formada entre el IAA y la UPV/EHU, universidad a la que se incorporó hace dos años.

En su corta vida, Javier ha sido un científico excepcional, reconocido internacionalmente por sus contribuciones al estudio de las fuentes de rayos gamma (GRB), sus variantes y sus orígenes. Fue un astrónomo nato, experimental, detallista y delicado; participó en numerosas misiones espaciales, en redes de telescopios robóticos, en el desarrollo de nuevos instrumentos y en el uso de los mayores telescopios de todo el mundo, con los que se mantuvo vigilante y atento, a cualquier hora del día o de la noche, ante cualquier alerta de una explosión GRB. Sus más de 250 publicaciones en las principales revistas de astrofísica y en otras de alto impacto como Nature y Science, avalan ampliamente su trabajo.

Además, Javier dedicó una parte importante de su tiempo a la divulgación, impartiendo numerosas conferencias y atendiendo a los medios de comunicación social, transmitiendo su pasión por la astronomía, y participando desde su ingreso en la UPV/EHU en las actividades docentes del Máster en Ciencia y Tecnología Espacial. Pero si algo hay que resaltar de él fue su carácter amable y jovial, alegre, de una vitalidad contagiosa que transmitía en el día a día a su entorno. Hemos perdido un gran científico y una gran persona, pero nos deja su ciencia y un imborrable recuerdo.

El acto en imágenes

El homenaje que se le tributó al astrofísico eibarrés al poner su nombre al telescopio robótico de la estación astronómica BOOTES-5 del Observatorio Nacional de México se emitió en directo ayer por la noche. Como hemos señalado en líneas anteriores, el investigador del CSIC, profesor Alberto J. Castro-Tirado, leyó el texto redactado por el primer edil eibarrés, Miguel de los Toyos, en homenaje a Javier Gorosabel. Las palabras de Castro-Tirado se pueden escuchar a partir del minuto 24 del vídeo.

En memoria del gran astrofísico eibarrés Javier Gorosabel Urkia, un telescopio del Observatorio Nacional de México lleva su nombre

Fotografía: egoibarra.eus