Eibar se ofrece como ciudad de acogida para refugiados que huyen de la guerra

02/09/2015
El Ayuntamiento, con el apoyo de todos los grupos políticos, muestra su voluntad de acoger a desplazados que están intentando reiniciar sus vidas en Europa y aprueba una ayuda de emergencia de 2.000 euros que se canalizará a través de ACNUR.

Ante el drama humanitario que están padeciendo los cientos de miles de personas que huyen de los conflictos y la violencia en Siria, Irak, Afganistán y países del África subsahariana, el Ayuntamiento de Eibar ha decidido adoptar una serie de medidas de solidaridad, la principal de la cuales ha sido ofrecerse como ciudad de acogida para dichos refugiados. Además, ha aprobado una ayuda económica de urgencia de 2.000 euros para destinarla a las familias afectadas y que será canalizada a través de ACNUR.

El alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos, ha reunido hoy a los representantes del resto de los grupos municipales (Bildu, PNV e Irabazi) para plantearles una serie de propuestas que, desde el ámbito municipal, contribuyan a aliviar la situación de los refugiados, propuestas que todos los grupos han apoyado.

Como ciudad –ha explicado De los Toyos- nos ofrecemos, llegado el caso, a acoger a algunos de los refugiados, para lo cual disponemos del recurso de la colonia de Arrate”. El alcalde ha tomado esta decisión en base varias premisas. “Eibar siempre ha sido un pueblo solidario, y debemos demostrar con hechos que seguimos siéndolo, aunque se traten de situaciones muy alejadas de nosotros”.

Por otra parte, ha añadido, “además de la solidaridad, está el factor de la responsabilidad, y nos vemos obligados a no mirar hacia otro lado ante este drama humanitario”. Y, finalmente, ha considerado el alcalde, “hay una causa emocional”, recordando, en ese sentido, que “muchos eibarreses tuvieron que huir hace décadas, también por la guerra, a otros países donde fueron acogidos”.

Además, el alcalde ha dado instrucciones para que se apruebe hoy mismo una ayuda de emergencia de 2.000 euros que será canalizada a través de ACNUR (agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados), que está siguiendo de cerca la situación y distribuyendo alimentos, agua y productos de higiene entre los refugiados, así como ofreciéndoles asesoramiento, identificando sus necesidades y trabajando en colaboración con los gobiernos de los países a los que están llegando para mejorar las condiciones de recepción.

Dicen que cada país europeo tiene un cupo de inmigrantes que debe acoger (concepto que me parece en sí mismo dramático, teniendo en cuenta que hablamos de personas y no de meros números). Si cada pueblo de España, como queremos hacer en Eibar, hace un pequeño gesto, se puede asumir perfectamente la cuota de refugiados. Se trata de una guerra, no podemos mirar hacia otro lado, tenemos una obligación moral", ha señalado Miguel de los Toyos.