Amapolas

Fito R. Escudero  

martes -  domingo    18:30 – 20:30   

 

A la hora de hablar de mi práctica pictórica, creo que debería de hacerlo de sensaciones, sensaciones compuestas de preceptos y afectos más que de conceptos en sí mismos.

Más que hacer un análisis  de mi pintura creo más adecuado hablar de relaciones, asociaciones dentro del propio acto pictórico; más que hablar de pintura, hablar  de lo que la pintura hace y lo que la pintura  nos hace. Aunque, particularmente creo que, en mi caso, la pintura más bien me “deshace”.

De esta forma, a la hora de relacionar mi pintura con algo la relacionaría con dos cosas que tienen ese algo de flujo vital del acto pictórico con el que me identifico. Con las sensaciones  en general y la pasión en particular, con toda esa gama de sucesos irracionales que ocurren, a veces, en el acto pictórico, con esa especie de lógica paradójica basada en analogías y contradicciones de la que hablan algunos autores.

Por un lado, entonces las sensaciones. Pinto, como otros muchos pintores/as, sensaciones y pinto con sensaciones. Creo que en general todos nosotros podemos ser una especie de receptáculo de sensaciones. A veces es el punto de partida de un proyecto artístico. Aunque este varíe en el propio proceso, puede ser una especie de principio organizativo.

Si esas sensaciones pueden estar en el origen o la causa de mi proceso creador, a esas sensaciones le doy, quiera o no, un cierto sesgo, un sesgo, que creo que es consecuencia, tiene que ver, con la mayor o menor pasión que ponga o sienta en la realización de una obra.

Por otra parte, la pasión no significa, creo yo, deseo, amor, goce, sino algo más ambivalente. Nos dicen que la pasión quiere un imposible, la pasión produce insatisfacción, padecimiento e infelicidad pero todo ello no como una imperfección o una carencia o una falta. Esta imperfección puede ser sentida como “suma perfección y maravilla”, puede llegar a tener un estatuto reflexivo. Lo que menos puede llegar a querer es satisfacerse. Lo que quiere es retroalimentarse. Y ese sujeto pasional, que es lo que puede ser un pintor (como yo o cualquier otro) en relación a su obra, puede llegar a tener un poder fundacional, una base firme, una premisa, un orden estético, con el que abordar el acto artístico, y en mi caso concreto el pictórico. Pues eso.         

Fito R. Escudero

             

 

Qué
Cuándo 22/09/2017 a 18:30 a
15/10/2017 a 20:30
Dónde PORTALEA
Agregar evento al calendario vCal iCal